Cómo enfrentar el período de adaptación en el jardín de infantes

El período de adaptación es un proceso necesario tanto para el niño como para los padres. En el caso de los padres que deben incorporarse al trabajo, es ideal que el niño ya pueda quedarse la jornada completa, por lo cual el período de adaptación debe intentar realizarse antes de volver a la actividad laboral.

El Jardín de infantes no sustituye a la familia sino que la complementa. Es otra institución en la que el niño empezará a socializar y a adquirir destrezas y habilidades útiles para su crecimiento.  Por eso se debe trabajar en equipo, en conjunto con la institución, para que esta experiencia sea lo más satisfactoria posible.

¿Qué cosas se pueden hacer además de acompañar y estar con el niño en el jardín? Por ejemplo, es útil que el niño se relacione con otros y no sólo con adultos. A su vez, una buena medida a intentar es que, aunque sea unas horas por semana,  se quede con alguien más, un familiar o una niñera, para facilitar el desprendimiento de los padres, incluyendo a otros adultos en su relación con el mundo.

Elegir un jardín de infantes que quede cerca del lugar de trabajo no es un detalle menor. Saber que se está cerca del niño ante cualquier problema durante los primeros días de su estadía en la institución.

Por otra parte, cuando se da la oportunidad, compartir el traslado debería convertirse en una situación enriquecedora, facilitando la conversación del padre o madre con el niño, la escucha de música, etc.

Esta entrada fue publicada en Formación del niño, jardin de infantes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>